Caso práctico: Fabricación


Trabajar en el sector de la fabricación implica necesariamente tener socios y proveedores en el extranjero y eso le deja muy expuesto a los movimientos del mercado. Tratar de reaccionar a estos cambios y adaptarse en tiempo real a las fluctuaciones monetarias es un movimiento arriesgado, ya que siempre está tratando de ponerse al día. A continuación, le mostramos un ejemplo de cómo trabajamos con un cliente de fabricación para ayudarle a mitigar estos riesgos.

El cliente

Una empresa de fabricación con sede en la UE que importa habitualmente suministros del Reino Unido.

El reto

Cada mes, el coste de sus facturas variaba según el valor de los suministros que pedía. Por ello, el cliente quería el tipo de cambio más favorable posible, pero también quería estar protegido ante cualquier caída en el par EUR-GBP que pudiera causarle pérdidas significativas.

La solución

Nuestro equipo creó una estrategia de cambio de divisas que incorporaba tres tipos de contrato de cambio de divisas.

El primero fue un contrato a plazo. Esto le permite asegurar un tipo de cambio durante dos años y aprovecharlo incluso si no necesita hacer la transferencia internacional de inmediato. El segundo fue una orden limitada. Este contrato le permite escoger un tipo de cambio futuro favorable. Haremos un seguimiento del mercado y compraremos la divisa en su nombre cuando se alcance el tipo escogido. Finalmente, propusimos una orden de pérdida limitada. Lo que quiere decir que establece un tipo de cambio límite para el peor de los casos y, si su divisa alcanza ese valor, aplicaremos un cambio que le proteja de más pérdidas.

Esta estrategia se basó en un enfoque “30/40/30”. Es decir, el 30 % de la cantidad facturada se colocó en un contrato a plazo; el 40 %, en una orden de pérdida limitada; y el 30 % restante se colocó en el mercado libre mediante una orden limitada, dejando la divisa abierta para comprar si el tipo de cambio mejoraba.

Esto significa que se beneficia si el euro sube frente a la libra, ya que solo el 30 % de su pago se registró a un tipo fijo. Y puesto que la subida le ha beneficiado, la orden de pérdida limitada no se activará y tiene el 70 % de sus fondos para aprovechar el tipo de cambio mejorado.

Esto es lo que le ocurrió al cliente.

Sin embargo, si los movimientos del mercado no hubieran sido favorables, también habría estado protegido. El contrato a plazo y la orden de pérdida limitada habrían cubierto el 70 % de la transferencia, lo que significa que solo el 30 % debería haberse comprado mediante un contrato de contado (compra de divisas utilizando el tipo de cambio del día).

Aunque este no sea su caso concreto, no significa que no podamos ayudarle. Sea cual sea la transferencia internacional a la que se enfrente, deberíamos poder encargarnos de ella. Póngase en contacto con uno de nuestros especialistas en divisas y le explicará cómo.

¿Empezamos?

Llame a nuestros especialistas en divisas al +34 931 84 24 14, solicite un presupuesto o abra su cuenta gratuita hoy mismo.